Ni Gaspar Llamazares ni IzAb serán cabeza de turco de Garzón en la entrega de IU a Pablo Iglesias.

Ni Gaspar Llamazares ni Izquierda Abierta serán cabeza de turco de Alberto Garzón en su estrategia de entrega de IU a Pablo Iglesias.

Madrid. 26 de diciembre de 2018. La sobreactuación de la dirección federal de IU acusando a Gaspar Llamazares, portavoz federal de Izquierda Abierta (IzAb) de deslealtad a partir de unas grabaciones filtradas a la prensa en las que se habla de Actúa y que no revelan nada que no se supiera, solo sirve para ocultar el fracaso electoral de Adelante Andalucía y, por tanto, la estrategia de confluencia de Alberto Garzón, que solo acumula fracasos electorales y deudas económicas. Además, que dirigentes como Maíllo, Sánchez Mato o Nuet se muestren como grandes defensores de IU cuando han reducido la organización a la mínima expresión en Andalucía, Madrid o Cataluña, hace que la situación supere lo esperpéntico.


Izquierda Abierta quiere recalcar que reiteradamente se miente desde la dirección federal de IU. La laminación de la pluralidad y la discrepancia ha sido la tónica dominante de la etapa Garzón. Desde IzAb recordamos que, a pesar de solicitarlo en reiteradas ocasiones, nunca se ha permitido que nuestros dirigentes contribuyan al trabajo dentro de IU; desde hace meses se desprecian las posiciones de IzAb en los órganos e incluso se nos insulta; pero lo más importante es que, a pesar de lo anterior, siempre hemos mantenido nuestra posición crítica sobre la forma de confluencia y la disolución de IU en Podemos. Por mucho que se persiga internamente a los sectores críticos, la dirección de IU no puede impedir que se desarrollen otras formas o fórmulas de hacer política, dado que IU (ni siquiera Unidos Podemos) patrimonializa ni aglutina a toda la izquierda transformadora.


También demuestra que la dirección de IU miente cuando públicamente anuncia que pedirá explicaciones a los afiliados de IzAb y ninguno de ellos ha recibido requerimiento formal alguno para que aclare su posición. No se ha recibido pliego de cargos ni trámite de audiencia: se trata de un juicio sumarísimo al margen de las mínimas garantías procesales. Se sobreactúa mientras se elude el debate político de la disolución en Podemos, el desahucio de IU y la limpieza de los discrepantes. Los resultados de la confluencia no importan.


Es importante recordar que Alberto Garzón anunció hace 2 años que IU debía ser superada, no permitió la formación de grupo parlamentario en 2015 generando una deuda de 1,9 millones de euros a IU, y que en 2016, junto a Podemos, provocó una pérdida de 1,2 millones de votos a la izquierda del PSOE por su obsesión con el sorpasso y forzar la repetición de elecciones generales.


Por todo lo anterior, la dirección actual de IU no va a convertir a Gaspar Llamazares y a Izquierda Abierta en la excusa que desvíe la atención a su acumulación de fracasos. Su estrategia de caza de brujas no va a impedir que, desde el compromiso y la coherencia, las gentes de IzAb continúen trabajando por dar respuesta a la pluralidad de la izquierda.

 

Gaspar Llamazares

  

Montserrat Muñoz

  

Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo