IU renuncia a crecer en democracia interna.

Previsible y no por ello menos triste, el resultado del Consejo Político Federal (CPF) celebrado en la sede de Izquierda Unida (IU) se ha quedado muy lejos de las exigencias de cambio que se han venido determinando desde el 15M. Ante la necesidad de una reforma estatutaria imprescindible para adaptar el proceso de la XI Asamblea a los objetivos y exigencias que la propia IU se había marcado, el resultado ha sido insuficiente y deja a la organización alejada de los nuevos tiempos en los que crecer en democracia interna y externa era imperativo. Por todo ello, Izquierda Abierta (IzAb) ha salido del CPF con la sensación de haber perdido una gran oportunidad.


Aunque se ha aprobado una reforma estatutaria, se ha hecho con grandes carencias de método, a juicio de IzAb, que considera que estamos asistiendo a un ejercicio de maquillaje. Pero no se está siendo lo suficientemente ambiciosos para profundizar en la democracia y darle verdaderamente la voz a la militancia.
Por otro lado, una mayoría del Consejo ha rechazado de forma preocupante la posibilidad de presentar listas abiertas a la elección de sus órganos de dirección (117 votos en contra, 25 a favor y 17 abstenciones). Para IzAb, actuar así en lo interno es absolutamente contradictorio con la apertura que ha mostrado IU en procesos de participación ciudadana que se han respaldado y defendido en el pasado más reciente, como es el caso de Ahora Madrid en las últimas elecciones municipales. Del mismo modo, el CPF ha descartado el método Dowdall para el reparto de votos, algo que también fue característico de las demandas ciudadanas en los procesos electorales municipales y que dio resultados de reparto, pluralidad y mestizaje en las candidaturas que se han señalado reiteradas veces como ejemplo, y sin embargo no se quiere aplicar en la organización de IU (91 votos en contra frente a 27 a favor). Estas grandes contradicciones impiden situarse a la vanguardia de las fuerzas de la izquierda en cuanto a ejercicio democrático. Para Izquierda Abierta, la negativa a asumir estos retos democráticos deja a IU, una vez más, a medio camino entre lo que predica y apoya fuera y cómo actúa de puertas adentro.
IzAb también quiere mostrarse muy crítica con la forma en la que se han abordado los asuntos en este CPF. Ha sido imposible debatir con claridad y serenidad las propuestas de reforma estatutaria planteadas desde IzAb. Tampoco la resolución que invitaba a aplazar la XI Asamblea en caso de que se convoquen nuevas elecciones. No se ha hecho entrega a los asistentes de nuestras propuestas durante la reunión, como tampoco se envió debidamente con la convocatoria de la misma.
Porque las formas son tan importantes como el propio contenido de las propuestas, la pluralidad de ideas y el ejercicio de la democracia interna, IzAb entiende que esta falta de respeto solo se explica porque la hoja de ruta de otras y otros era ganar una votación sobre la reforma estatutaria obviando el debate en algo de tan profundo calado. Quizá sea por la misma razón que la asistencia a esta reunión del CPF haya sido masiva (172 de 244, cuando la media en reuniones anteriores escasamente llegaba al centenar de miembros).
A pesar de todo, de las sensaciones de frustración y pena, Izquierda Abierta va a continuar defendiendo su proyecto, “Revolución Democrática para una IU ganadora”, dentro del marco de la XI Asamblea Federal de IU. Porque entiende que aún es posible que un elevado número de afiliados y afiliadas se sumen a la necesidad histórica de situar a Izquierda Unida a la altura de las exigencias democráticas del siglo XXI, que pasan por mejorar la participación interna en los partidos y dar voz y voto a las amplias bases.

 

Previsible y no por ello menos triste, el resultado del Consejo Político Federal (CPF) celebrado hoy en la sede de Izquierda Unida (IU) se ha quedado muy lejos de las exigencias de cambio que se han venido determinando desde el 15M. Ante la necesidad de una reforma estatutaria imprescindible para adaptar el proceso de la XI Asamblea a los objetivos y exigencias que la propia IU se había marcado, el resultado ha sido insuficiente y deja a la organización alejada de los nuevos tiempos en los que crecer en democracia interna y externa era imperativo. Por todo ello, Izquierda Abierta (IzAb) ha salido del CPF con la sensación de haber perdido una gran oportunidad.
Aunque se ha aprobado una reforma estatutaria, se ha hecho con grandes carencias de método, a juicio de IzAb, que considera que estamos asistiendo a un ejercicio de maquillaje. Pero no se está siendo lo suficientemente ambiciosos para profundizar en la democracia y darle verdaderamente la voz a la militancia.
Por otro lado, una mayoría del Consejo ha rechazado de forma preocupante la posibilidad de presentar listas abiertas a la elección de sus órganos de dirección (117 votos en contra, 25 a favor y 17 abstenciones). Para IzAb, actuar así en lo interno es absolutamente contradictorio con la apertura que ha mostrado IU en procesos de participación ciudadana que se han respaldado y defendido en el pasado más reciente, como es el caso de Ahora Madrid en las últimas elecciones municipales. Del mismo modo, el CPF ha descartado el método Dowdall para el reparto de votos, algo que también fue característico de las demandas ciudadanas en los procesos electorales municipales y que dio resultados de reparto, pluralidad y mestizaje en las candidaturas que se han señalado reiteradas veces como ejemplo, y sin embargo no se quiere aplicar en la organización de IU (91 votos en contra frente a 27 a favor). Estas grandes contradicciones impiden situarse a la vanguardia de las fuerzas de la izquierda en cuanto a ejercicio democrático. Para Izquierda Abierta, la negativa a asumir estos retos democráticos deja a IU, una vez más, a medio camino entre lo que predica y apoya fuera y cómo actúa de puertas adentro.
IzAb también quiere mostrarse muy crítica con la forma en la que se han abordado los asuntos en este CPF. Ha sido imposible debatir con claridad y serenidad las propuestas de reforma estatutaria planteadas desde IzAb. Tampoco la resolución que invitaba a aplazar la XI Asamblea en caso de que se convoquen nuevas elecciones. No se ha hecho entrega a los asistentes de nuestras propuestas durante la reunión, como tampoco se envió debidamente con la convocatoria de la misma.
Porque las formas son tan importantes como el propio contenido de las propuestas, la pluralidad de ideas y el ejercicio de la democracia interna, IzAb entiende que esta falta de respeto solo se explica porque la hoja de ruta de otras y otros era ganar una votación sobre la reforma estatutaria obviando el debate en algo de tan profundo calado. Quizá sea por la misma razón que la asistencia a esta reunión del CPF haya sido masiva (172 de 244, cuando la media en reuniones anteriores escasamente llegaba al centenar de miembros).
A pesar de todo, de las sensaciones de frustración y pena, Izquierda Abierta va a continuar defendiendo su proyecto, “Revolución Democrática para una IU ganadora”, dentro del marco de la XI Asamblea Federal de IU. Porque entiende que aún es posible que un elevado número de afiliados y afiliadas se sumen a la necesidad histórica de situar a Izquierda Unida a la altura de las exigencias democráticas del siglo XXI, que pasan por mejorar la participación interna en los partidos y dar voz y voto a las amplias bases.

 

IzAb opina

Almudena Grandes
Luis García Montero
Teresa Aranguren
Pedro Chaves
Tasio Oliver
Carlos Berzosa

Gaspar Llamazares

 

Montserrat Muñoz

Acceso usuarios

 

 

Jerusalén ES la capital de Palestina.

 

 

 

 Y continúa en El Foro la gran exposición de: Carlos Mínguez Prieto

 

 

 

 

 

Vídeos de la presentación de Actúa

 

 

 

¡Atención! Esta web o alguno de sus componente usan cookies. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso Saber más

Acepto